Facetas diferentes....

Facetas diferentes....

viernes, 1 de julio de 2016



La autoestima es una experiencia íntima: es lo que pienso y lo
que siento sobre mí mismo, no lo que piensa o siente alguna
otra persona acerca de mí. Mi familia, mi pareja y mis amigos
pueden amarme, y aun así cabe la posibilidad de que yo no me
ame. Mis compañeros de trabajo pueden admirarme y aun así yo
me veo como alguien insignificante. Puedo proyectar una imagen
de seguridad y aplomo que engañe a todo el mundo y aun
así temblar por mis sentimientos de insuficiencia. Puedo satisfacer
las expectativas de otros y aun así fracasar en mi propia vida.
Puedo ganar todos los honores y aun así sentir que no he conseguido
nada.
Una autoestima consolidada permite dar curso, dar alas, a
lo que se piensa, a lo que se desea, enfrentar dificultades, no
ser demasiado influenciable por la mirada de los otros, tener
sentido del humor, “Saber que se puede”, como canta Diego
Torres. Se puede sobrevivir a los fracasos y a las desilusiones,
negarse a los abusos, expresar dudas, tolerar cierta soledad,
sentirse digno de ser amado y soportar el dejar de ser amado
por una persona imaginando que puede haber otra, aunque no
haya otra en lo inmediato. La autoestima consolidada permite
expresar temores y flaquezas sin avergonzarse, vincularse con
otros significativos sin vigilarlos o ahogarlos, admitirse el derecho
de decepcionar o fracasar.

DE LUIS HORNSTEIN