Facetas diferentes....

Facetas diferentes....

martes, 31 de mayo de 2016

El único signo de superioridad que conozco es la bondad






El único signo de superioridad que conozco es la bondad, dijo supuestamente una vez el gran Beethoven. Y es que ser buena persona es la única inversión que nunca quiebra y siempre enriquece, tanto a uno mismo como al mundo.
Hay quien dice que las buenas personas hoy en día son un descuido de la naturaleza, pero lo cierto es que cada uno, en el fondo, manejamos nuestras propias bondades, sonriéndole al mundo de la manera más bella que sabemos y podemos.
Así, la bondad se ve y se percibe en las miradas limpias, en los actos sinceros y en toda aquella sabiduría que se desprende en la cercanía y en la ilusión de cambiar el mundo, de hacer justicia y de apropiarse de la generosidad.
“Por encima de todo está la bondad afectuosa. Así como la luz de la luna ilumina sesenta veces más que la de las estrellas, la bondad afectuosa libera al corazón de una forma sesenta veces más efectiva que todos los demás logros religiosos juntos”.
Buda Gautama
La confianza en la bondad ajena es el testimonio de la propia bondad
d/a