Facetas diferentes....

Facetas diferentes....

domingo, 22 de marzo de 2015

La Sexalescencia

SI miramos con cuidado podemos detectar la aparición de una franja social que antes no existía: la gente que hoy tiene alrededor de sesenta años:

LA SEXALESCENCIA. Es una generación que ha echado fuera del idioma la palabra "sexagenario", porque sencillamente no tiene entre sus planes actuales la posibilidad de envejecer. Se trata de una verdadera novedad demográfica parecida a la aparición en su momento, de la "adolescencia", que también fue una franja social nueva que surgió a mediados del S. XX para dar identidad a una masa de niños desbordados, en cuerpos creciditos, que no sabían hasta entonces dónde meterse, ni cómo vestirse. 
Este nuevo grupo humano que hoy ronda los sesenta o setenta, ha llevado una vida razonablemente satisfactoria. Son hombres y mujeres independientes que trabajan desde hace mucho tiempo y han logrado cambiar el significado tétrico que tanta literatura latinoamericana le dio durante décadas al concepto del trabajo. Lejos de las tristes oficinas, muchos de ellos buscaron y encontraron hace mucho la actividad que más le gustaba y se ganan la vida con eso. Supuestamente debe ser por esto que se sienten plenos; algunos ni sueñan con jubilarse. Los que ya se han jubilado disfrutan con plenitud de cada uno de sus días sin temores al ocio o a la soledad, crecen desde adentro. Disfrutan el ocio, porque después de años de trabajo, crianza de hijos, carencias, desvelos y sucesos fortuitos bien vale mirar el mar con la mente vacía o ver volar una paloma desde el 5º piso del departamento. 
Dentro de ese universo de personas saludables, curiosas y activas, la mujer tiene un papel rutilante. Ella trae décadas de experiencia de hacer su voluntad, cuando sus madres habían sido educadas a obedecer y ahora pueden ocupar lugares en la sociedad que sus madres ni habrían soñado en ocupar.

Esta mujer sexalescente pudo sobrevivir a la borrachera de poder que le dio el feminismo de los 60′, en aquellos momentos de su juventud en los que los cambios eran tantos, pudo detenerse a reflexionar qué quería en realidad. Algunas se fueron a vivir solas, otras estudiaron carreras que siempre habían sido exclusivamente masculinas, algunas estudiaron una carrera universitaria junto con la de sus hijos, otras eligieron tener hijos a temprana edad, fueron periodistas, atletas o crearon su propio "YO, S.A.". Este tipo de mujeres nacidas en los 50s. no son ni por equivocación las clásicas "suegras" que quieren que los hij/as les estén llamando todos los días, porque ellas tienen su propia vida y ya no viven a través de la vida de los hijos. Su camino no ha sido fácil y todavía lo van diseñando cotidianamente.

Pero algunas cosas ya pueden darse por sabidas, por ejemplo que no son personas detenidas en el tiempo; la gente de "sesenta o setenta"", hombres y mujeres, maneja la compu como si lo hubiera hecho toda la vida. Se escriben, y se ven, con los hijos que están lejos y hasta se olvidan del viejo teléfono para contactar a sus amigos y les escriben un e-mail con sus ideas y vivencias. Por lo general están satisfechos de su estado civil y si no lo están, no se conforman y procuran cambiarlo. Raramente se deshacen en un llanto sentimental. A diferencia de los jóvenes; los sexalescentes conocen y ponderan todos los riesgos. Nadie se pone a llorar cuando pierde: sólo reflexiona, toma nota, a lo sumo… y a otra cosa. 
La gente mayor comparte la devoción por la juventud y sus formas superlativas, casi insolentes de belleza, pero no se sienten en retirada. Compiten de otra forma, cultivan su propio estilo… Ellos, los varones no envidian la apariencia de jóvenes astros del deporte, o de los que lucen un traje Armani, ni ellas, las mujeres, sueñan con tener la figura tuneada de una vedette. En lugar de eso saben de la importancia de una mirada cómplice, de una frase inteligente o de una sonrisa iluminada por la experiencia. 
Hoy la gente de 60 o 70, como es su costumbre, está estrenando una edad que todavía NO TIENE NOMBRE, antes los de esa edad eran viejos y hoy ya no lo son, hoy están plenos física e intelectualmente, recuerdan la juventud, pero sin nostalgias, porque la juventud también está llena de caídas y nostalgias y ellos lo saben. La gente de 60 y 70 de hoy celebra el Sol cada mañana y sonríe para sí misma muy a menudo…hacen planes con su propia vida, no con la de los demás. Quizás por alguna razón secreta que sólo saben y sabrán los del siglo XXI.

Autor desconocido.

                                                                                                            Un texto muy simple y a la vez maravilloso. Conviene imprimirlo y leerlo todos los días
Lo escribió una anciana de noventa años de edad, oriunda de Cleveland, Ohio, USA:

A fin de festejar mi madurez, me senté a escribir las 40 lecciones que aprendí de la vida:
1. La vida no es justa, pero a pesar de todo es bastante buena.
2. Cuando tengas alguna duda, simplemente da el primer pasito.
3. La vida es demasiado breve como para desperdiciarla odiando gratuitamente…
4. Tu lugar de trabajo no te va a atender cuando estés enfermo. Pero tus amigos y tus padres sí, así que mantente en contacto.
5. Paga a tiempo todas tus deudas.
6. No tienes que salir ganando en todas las discusiones. Está de acuerdo con el desacuerdo.
7. Llora junto a otra persona. Es mucho más eficaz que llorar solo.
8. Está bien hablar con Dios. Él nos escucha.
9. Empieza a ahorrar para cuando te jubiles, empezando con el primer sueldo que recibas.
10. En lo que a chocolates se refiere, no vale la pena resistirse.
11. Haz las paces con el pasado para que no interfiera en tu futuro.
12. Está bien que tus hijos te vean llorando.
13. No compares tu vida con la de los demás. Nunca se puede saber…
14. Si hay una relación interpersonal que hay que guardar en secreto, no formes parte de ella.
15. Todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Si te mereces algo, Dios te lo va a dar.
16. Respira profundamente. Es muy tranquilizante.
17. Descarta todo aquello que no uses, o no sea bello o no te cause alegría.
18. Todo lo que no te mata, en realidad te fortalece.
19. En lo que se refiere a hacer las cosas que te gustan en la vida, nunca aceptes “no” por respuesta.
20. Usa las velas más bonitas, la ropa más bonita, la fragancia más bonita. No guardes nada para una “ocasión especial”. Hoy es ese día especial.
21. La erudición que obtiene la persona nadie puede quitársela.
22. Nadie está encargado de tu felicidad, fuera de ti mismo.
23. Sé extravagante hoy. No esperes a la vejez para empezar a usar ese traje violeta.
24. Toma las así llamadas “desgracias” en la debida proporción. ¿Acaso dentro de cinco años todavía van a tener importancia?
25. Perdona a cada persona por cada cosa que te hace.
26. Que no te importe lo que los demás piensen de ti.
27. El tiempo lo cura casi todo. Dale tiempo.
28. Por peor que pueda ser una situación, al final va a cambiar.
29. No te tomes a ti mismo tan en serio. Los demás tampoco se toman en serio.
30. Cree en los milagros.
31. Dios te ama, porque así es Él. No porque Le hayas hecho o no hayas hecho algo.
32. Envejecer es muchísimo mejor que la otra alternativa (morir joven).
33. Al fin y al cabo, lo único verdaderamente importante es el amor.
34. Sale a dar un paseo todos los días. Hay milagros en todas partes.
35. La envidia es una pérdida de tiempo. Ya tienes todo lo que necesitas.
36. Lo mejor todavía no llegó.
37. No importa cómo te sientas – levántate, vístete y sal de la casa.
38. La vida no viene envuelta de regalo, pero sí son un regalo.
39. Los amigos son los familiares que nosotros mismos elegimos.
40. Se estima que el 93 % de las personas que reciban este mensaje no lo van a difundir.
Si eres uno del 7 % que sí lo va a difundir, pues hazlo ahora!


sábado, 21 de marzo de 2015


SONETO LXXXIX
(Pablo Neruda)
Cuando yo muera quiero tus manos en mis ojos:
quiero la luz y el trigo de tus manos amadas 
pasar una vez más sobre mí su frescura:
sentir la suavidad que cambió mi destino.
Quiero que vivas mientras yo, dormido, te espero,
quiero que tus oídos sigan oyendo el viento,
que huelas el aroma del mar que amamos juntos
y que sigas pisando la arena que pisamos.
Quiero que lo que amo siga vivo
y a ti te amé y canté sobre todas las cosas,
por eso sigue tú floreciendo, florida,
para que alcances todo lo que mi amor te ordena,
para que se pasee mi sombra por tu pelo,
para que así conozcan la razón de mi canto.



COMO LA LLUVIA EN FEBRERO
Hay una loma en mi alma
Para tender tu cansancio
Y una lámpara que espera
A que le alumbre tu mano.
Acuérdate que te espero
En algún sitio cualquiera
Como la lluvia en febrero
Puedes venir cuando quieras.
Para ceñirte a mi vida
Solo esperanza te pido
Ni forma o tiempo precisas,
Tan solo un poco de olvido
Haz de tus sombras y fríos
Un equipaje ligero;
Desátalos en mi pecho
Que yo con ellos te quiero.
Quizás yo calme tu herida
Tal vez tu cures la mía.
Aunque la noche sea larga
Siempre amanece en la vida.
Guardo una lágrima intacta
Y una sonrisa dormida
para volcar mi alegría
por si vinieras un día.
En algún sitio cualquiera
Acuérdate que te espero.
Puedes venir cuando quieras
Como la lluvia en febrero.
Mario Casartelli

Preceptos Cherokees: Escucha con tu corazon
Cuando despiertes por la mañana, agradécele al Creador, a las cuatro
direcciones, a la Madre Tierra, al Padre Cielo, y a todas nuestras
relaciones, por la vida dentro de ti y por toda la vida a tu
alrededor.
Recuerda que todas las cosas están conectadas. Todas las cosas tienen
propósito. Considera rendir un “obsequio” distribuyendo tus posesiones
a otros que están en necesidad. Estás atado a tus palabras, las cuales
no pueden romperse a no ser con el permiso de aquellos a los que se
les prometió. Busca armonía y equilibrio en todas las cosas. Siempre
es importante recordar dónde estás en relación a todo lo demás y
contribuir al Círculo de cualquier manera que puedas, siendo un
“ayudante” y protector de la vida. Compartir es la mejor parte de
recibir.
Ejerce silencio y paciencia en todas las cosas, como un reflejo de
auto-control, resistencia, dignidad, reverencia, y calma interna.
Ejerce modestia en todas las cosas, evitando fanfarroneo y
comportamiento llamativo que atraiga atención hacia ti mismo. Conoce
las cosas que contribuyen a tu bienestar, y aquellas cosas que
conducen a tu destrucción. Siempre pide permiso, y da algo por todo lo
que es recibido, incluyendo agradecer, y honrar todas las cosas
vivientes.
Sé consciente de lo que está a tu alrededor, de lo que está dentro de
ti, y siempre muestra respeto. Trata con respeto a cada persona, desde
el niño más pequeño hasta el anciano más viejo. No mires fijamente a
otros; baja tu mirada como una señal de respeto, especialmente en
presencia de Ancianos, maestros, u otras personas honradas. Siempre da
una señal de bienvenida cuando pase un amigo o un extraño. Nunca
critiques o hables sobre alguien de una forma negativa perjudicial.
Nunca toques sin permiso algo que le pertenezca a alguien más. Respeta
la privacidad de cada persona, asegurándote de nunca inmiscuirte en
los momentos tranquilos o en el espacio personal de alguien. Nunca
interfieras en los asuntos de otro haciendo preguntas u ofreciendo
consejos. Nunca interrumpas a otros. En el hogar de otras personas,
sigue sus costumbres más que las tuyas. Trata con respeto a todas las
cosas sagradas de otros, ya sea si las entiendas o no.
Trata a la Tierra como tu madre; entrégale, protégela, hónrala;
muestra profundo respeto por aquellos del mundo animal, mundo de las
plantas, y mundo mineral. Escucha la orientación ofrecida por todo tu
entorno; espera que esta orientación venga en forma de oración,
sueños, soledad silenciosa, y en palabras y hechos de Ancianos sabios,
y amigos. Escucha con tu corazón.
Aprende de tus experiencias, y siempre sé abierto a las nuevas.
Siempre recuerda que una sonrisa es algo sagrado, para ser compartido.
Vive cada día cuando llegue.

En el otoño los árboles dejan caer sus hojas, para así limpiar sus ramas, dejarlas descansar y prepararse para la primavera.
Pensaba yo, como integrante del universo donde cada uno somos todos y cuanto nos parecemos.
Entonces creí oportuno compartirles esto que pienso: dejemos "caer", si, todo aquello que ya no pertenece a nuestra vida. Hagamos lugar para lo que querramos conservar y soltemos...dejemos ir la esperanza de vida de otro tiempo....soltar....para abrirnos a lo nuevo.
Agradecer lo que llego a nuestras vidas y prepararnos interiormente para un invierno de meternos dentro de nosotros mismos, ordenar nuestras ideas, pensar en aquello/a cosas o personas a las cuales nos apegamos, llevar a cabo ideas, tener proyectos, dejar de luchar por retener lo que no necesitamos y prepararnos para conquistar lo que hace tiempo queremos.
El otoño nos recuerda que siempre se puede comenzar de nuevo.
Que tod@s tengamos un buen otoño,en el alma-corazón-cuerpo.
L@s quier@ , en mi Emoticono heart
Viviana Monguillot Silba


viernes, 20 de marzo de 2015


La luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas. 
Es buena como hipnótico y sedante
y también alivia
a los que se han intoxicado de filosofía
Un pedazo de luna en el bolsillo
es el mejor amuleto que la pata de conejo:
sirve para encontrar a quien se ama,
para ser rico sin que nadie lo sepa
y para alejar a los médicos y las clínicas.
Se puede dar de postre a los niños
cuando no se han dormido,
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
ayudan a bien morir
Pon una hoja tierna de la luna
debajo de tu almohada
y mirarás lo que quieras ver.
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna
para cuando te ahogues,
y dale la llave de la luna
a los presos y a los desencantados.
Para los condenados a muerte
y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna
en dosis precisas y controladas
Por Jaime Sabines
México, 2005



MATERNIDAD
En tu rostro la sonrisa simple y la mirada dulce
con una alegría que sólo tú explicas…
Tu caminar se ha tornado lento,
como si hubiera temor en tus pasos.
No será un secreto cuando tu cintura
se ensanche y henchidos tus pechos,
con sabor a esperanza y a sangre nueva
en las nueve lunas de la larga espera.
Cambiarás el gusto entre las vitrinas
de algunas boutiques de moda y elegancia,
ahora tus ojos verán sólo aquellas
con sus diminutos ropajes de arrullo.
Un aroma a nido y a leche materna
habrá entre las sábanas de tu blanco lecho,
mientras tus mejillas encenderán rubores
con caricias suaves en preñado vientre.
Sólo la ternura rodeará tu imagen,
las manos ansiosas querrán su tersura,
un sabor a vida de pálidos cielos
en la calle vieja traerá canciones.
Y un día de fiesta, tal vez en domingo,
abrirás tu cuerpo a un llanto pequeño
y en tu regazo amamantarás a un niño
con tibia fragancia de un amor profundo.
Ruben Maldonado

jueves, 12 de marzo de 2015



GRUPO DE ALMAS.

Cuando el espíritu esta por encarnar en este plano físico, hace una selección previa y convenio con aquellas almas que le acompañarán y le ayudarán durante su proceso de reaprendizaje en la tierra. Dicho convenio tiene estipulado los papeles o parentescos que cada uno tendrá durante su estadía en la tierra, así como los procesos kármicos que deberán experimentar y sanar, el tiempo de duración presencial que tendrán en la vida física y emocional de cada alma del grupo. Así mismo, habrán almas que decidan integrase en dicho grupo, pero la diferencia será que éstas no compartirán algún proceso con las otras almas, dichos espíritus muchas veces irán solo como observadores o comodines momentáneos, y harán presencia en las vidas físicas de dichos almas como estrellas fugaces. La armonía física de dicho grupo de almas, estará regida por los procesos kármicos que éstas decidan traer a la tierra, así como también los vehículos vivenciales que deban ser experimentados para sanar dichos karmas. También, es importante para mí acotar, que la duración en tiempo –que éste no es más que una ilusión de este plano físico- es completamente incalculable, así mismo como el conocimiento preciso de quienes son los integrantes de dicho grupo o el tamaño del grupo.

Cuando en el grupo de almas los espíritus que lo conforman han trascendido sus conciencias, al desencarnar, éstas almas regresan al plano espiritual, para reunirse con otras almas y de este modo lograr reanalizar si es necesario o no el proceso de reencarnación al plano físico; o si bien, el espíritu está preparado para transitar junto a otras almas por otros planos o dimensiones espirituales.

Durante mi camino, mis guías espirituales me han brindado la oportunidad de reconocer algunos espíritus que conforman mi grupo de almas, por medio de información que recibo a través de las meditaciones que realizo. Entre ellos están tres (3) grandes amigos que desde el primer día en que los conocí tuve la posibilidad de saber que venían compartiendo junto a mí, desde vidas pasadas. El poder conocer esta información, me permite sanar de una manera más consciente, todos aquellos procesos kármicos que mi espíritu ha decidido traer en la maleta, para poder reaprender en este plano físico.

Es por esta razón que hoy les propongo observar a cada persona que les rodea, y recordar que ninguna de ellas ésta a tu lado por mera coincidencia, si no que desde el momento en el cual tu espíritu decidió acceder a esta gran escuela llamada tierra, estas personas decidieron junto a ti, vivir la mágica experiencia de vida llamada SER HUMANO
Bhagavan Vásquez

domingo, 8 de marzo de 2015



La mujer imposible, 
La mujer de dos metros de estatura, 
La señora de mármol de Carrara 
Que no fuma ni bebe, 
La mujer que no quiere desnudarse

Por temor a quedar embarazada,
La vestal intocable
Que no quiere ser madre de familia,
La mujer que respira por la boca,
La mujer que camina
Virgen hacia la cámara nupcial
Pero que reacciona como hombre,
La que se desnudó por simpatía
Porque le encanta la música clásica
La pelirroja que se fue de bruces,
La que sólo se entrega por amor
La doncella que mira con un ojo,
La que sólo se deja poseer
En el diván, al borde del abismo,
La que odia los órganos sexuales,
La que se une sólo con su perro,
La mujer que se hace la dormida
(El marido la alumbra con un fósforo)
La mujer que se entrega porque sí
Porque la soledad, porque el olvido...
La que llegó doncella a la vejez,
La profesora miope,
La secretaria de gafas oscuras,
La señorita pálida de lentes
(Ella no quiere nada con el falo)

Todas estas walkirias
Todas estas matronas respetables
Con sus labios mayores y menores
Terminarán sacándome de quicio.

"Mujeres", del genial poeta chileno Nicanor Parra.

La imagen que ilustra esta entrada corresponde a la obra "Cuatro mujeres", del artista colombiano Fernando Botero, un óleo sobre tela de 1987.
Usted NO necesita gurúes (Ni los necesitará)
Desde los albores de la Humanidad ; a la hora de reducir el sufrimiento personal, desarrollar un mensaje trascendente o canalizar las propias energías personales; se puso en marcha la crónica producción de gurúes, santones o líderes inspirados.
En los presentes tiempos, la irrupción de personas autoinvestidas de un poder ultraterreno no ha cesado. 
Usted no los necesita. Ni los irá a necesitar.
Usted puede, con su sólo esfuerzo y determinación, comprender y comprenderse en el universo.
Naturalmente que puede inspirarse de las enseñanzas de otros, intercambiar enriquecedores diálogos, experiencias y acciones con los demás o chequear qué (dentro del amplio abanico de posibilidades) técnica, escuela o sistema le acomoda mejor.
Pero a usted, si me permite decirlo, no debe escapársele el hecho de que hay algunos bribones sueltos por allí.
Y que su sentido común, sus convicciones y sus fuerzas deben estar alertas para jamás confiar ciegamente; rindiendo su voluntad, sentido crítico y capacidad para una justa rebeldía.
Usted puede, por ejemplo (siempre que me permita la digresión) llamar a otro maestro o semejante. Es como llamar al otro : “ingeniero, señorita, profesor o licenciada”.
Ahora es de mal gusto (en mi opinión) que alguien se llame a sí mismo maestro, guía, dotados u otras expresiones semejantes.
Usted no debe es creer que ese maestro es superior a usted.
No lo fue, no lo es y no lo será.
Es solo otra persona haciendo su propio camino.
No caiga otra vez en el sueño que su mente le crea de, por ejemplo, estar frente a un ser sobrenatural, angélico o luminiscente.
El Buda (que fue sólo y nada menos que un hombre) se dirigió en un discurso a un pueblo al que estaba visitando- el de los Kalamas- a propósito de a qué y a quien creer.
Es correcto que tengan dudas. Porque sus dudas han surgido precisamente sobre lo que debe ser dudado. Vamos, Kalamas, no se satisfagan con:
1) habladurías
2) la tradición
3) leyendas de antaño
4) lo que les ha llegado en sus escrituras
5) conjeturas
6) inferencias lógicas
7) el sopesar evidencias
8) gustar de un punto de vista luego de haber cavilado sobre él
9) la habilidad de algún otro (para hablar , convencer, refutar, etc.)
10) el pensamiento: 'El monje (el disertante, el expositor) es nuestro maestro'…”
Ni siquiera crea esto que está leyendo. Examine y experimente con plena libertad y llegue a sus propias conclusiones.
Jorge Rovner
Mujer ..
¡Mujer!... Redoblas la luz de la mañana
cuando tus ojos se posan por la ventana,
un camino de jazmines te dan la bienvenida
más tu voz sublime es la que perfuma el día.
De Dios eres la creación más espléndida,
naturaleza maternal, intuitiva y delicada
¡Mujer! Que emanas amor en cada mirada,
das pasos firmes con la fuerza de tu alma.
Recreas el paraíso en la totalidad del ser,
la sensibilidad la tienes a flor de piel,
abrazas tierno al universo en el corazón
¡Mujer! Estás hecha de esperanza y fe.
En esta hora mi canto lleva tanta alegría
¡Mujer! Continúa siendo ejemplo de vida,
construye tus anhelos, teje hilos de plata,
el destino será aquello que besas con calma.
Extracto Poema Mujer de Victor Hugo

Dios me Hizo Mujer
Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo que creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.

Gioconda Belli

Un día alguien te va a abrazar tan fuerte que todas tus partes rotas se juntarán de nuevo.
Alejandro Jodorowsky.



“Cuando me amé lo suficiente”.
“Cuando me amé lo suficiente…. Empecé a saber que estaba en el lugar correcto, en el momento correcto, y me pude relajar.”
“Cuando me amé lo suficiente….Llegué a amar a estar sola, rodeada por el silencio impresionada por su hechizo, escuchando el espacio interior”.

“Cuando me amé lo suficiente…. Me di cuenta de que no era especial, pero si única”.
“Cuando me amé lo suficiente…. Redefiní el éxito y la vida se volvió simple. Oh! Que gran placer!
“Cuando me amé lo suficiente….abandoné la creencia de que la vida es dura”.
“Cuando me amé lo suficiente….me di cuenta de que el dolor emocional es una señal de que estoy operando fuera de la verdad.”
“Cuando me amé lo suficiente…. Aprendí a encontrarme con mis propias necesidades sin llamarme egoísta.”
“Cuando me amé lo suficiente….las partes de mi largamente ignoradas, las huérfanas de mi alma, dejaron de competir por mi atención. Esto fue el principio de la paz interior. Entonces empecé a ver con claridad.
“Cuando me amé lo suficiente…. Empecé a ver que los deseos del corazón llegan, y me volví más paciente y calmada, excepto cuando lo olvidaba.”
“Cuando me amé lo suficiente…. Deje de ignorar o tolerar mi dolor”
“Cuando me amé lo suficiente….Mi corazón se volvió tan tierno que pudo dar la bienvenida a la alegría y al dolor de la misma manera.”
“Cuando me amé lo suficiente….Dejé de desear que mi vida fuera de otra manera y empecé a verla tal y como es, mi vida sirve a mi evolución”.
“Cuando me amé lo suficiente….empecé a comprender la complejidad, el misterio y la grandeza de mi alma. Que loco pensar que puedo conocer el significado de la vida de otras personas.”
“Cuando me amé lo suficiente…. Mi parte impulsiva aprendió a esperar el momento correcto. Entonces me sentí clara y sin miedo."
“Cuando me amé lo suficiente…. Empecé a ver que mi ego es parte de mi alma. Con este cambio de percepción, perdió su estridencia y paranoia y pudo hacer su trabajo.”
“Cuando me amé lo suficiente…. Pude ver a dios en mi y verlo también en ti. Esto nos hace a todos divinos.
Estás preparada para esto?"
Kim McMillen murió a los pocos meses de acabar su libro.
No estaba enferma, ni sabía que iba a morir mientras lo escribía. Su muerte fue repentina y dejó conmocionado a todo aquel que la conoció. Su hija, Alison McMillen se encargó de publicar el libro.