Facetas diferentes....

Facetas diferentes....

domingo, 28 de septiembre de 2014

A PESAR


A pesar de la lucha cotidiana
conservo en mí una paz que me ennoblece,
y a pesar de que el mundo me entristece
vuelvo a confiar en él cada mañana.
No me deprime la injusticia humana,
no me mancha el dolor, que me ensombrece,
lo mismo que la noche no ennegrece
con su paso el cristal de la ventana.
Y aunque la incomprensión me desespere,
disimulo la herida a quien me hiere,
y tengo la bondad de sonreír.
Y así, por el Amor en que he creído,
sufriendo, -¡como todos!- he cumplido
con el alto heroísmo de vivir.
Pedro Miguel Obligado

domingo, 21 de septiembre de 2014


Si no vivimos de manera consciente, el precio inevitable es un mermado sentido de eficacia personal y de respeto hacia uno mismo. Debemos ser conscientes de todo lo que tiene que ver con nuestras acciones, valores y metas, comportamos de acuerdo con lo que vemos y conocemos.

La Consciencia que no se traduce en una acción adecuada es una traición de la consciencia, una auto-anulación de la mente. El vivir de manera consciente es vivir siendo responsable hacia la realidad. Por lo tanto vivir de manera consciente supone:

Tener la mente activa; Como soy responsable de mi vida y de mi felicidad, decido ser consciente y estar guiado por la comprensión más clara de que soy capaz. No caigo en la fantasía de que otra persona pensará o decidirá por mí.

Estar “en el momento” sin desatender a los demás; Se trata de hacer lo que estoy haciendo mientras lo estoy haciendo. Deseo estar en el momento, pero no atrapado en él.

Buscar la retro-alimentación del entorno para corregir mi camino cuando sea necesario; No podemos fijar nuestro curso una vez y permanecer ciegos después. La información nueva puede exigir un ajuste de nuestros planes e intenciones.

Perseverar a pesar de las dificultades; Si es nuestra voluntad de ser eficaces hallamos un obstáculo, podemos tomar una pausa o ensayar un enfoque nuevo, pero no desesperarnos o resignarnos a la derrota.

Ser receptivos a los conocimientos nuevos y estar dispuesto a reexaminar los antiguos; No se trata de ponerlo todo en duda, sino de mantener una actitud abierta a las experiencias y conocimientos nuevos porque, incluso cuando no equivocados, siempre son posibles aclaraciones, modificaciones y mejoras.

Intentar siempre ampliar la consciencia, es decir, comprometernos a crecer; Vivimos en una época cambiante en la que el conocimiento se duplica cada pocos años. Solo el compromiso de aprender durante toda la vida nos mantendrá adaptados al mundo.

Interesase por conocer la realidad interior de manera que no seamos unos extraños para nosotros mismos; He conocido a muchas personas que están orgullosas de su conocimiento del universo y, sin embargo, están ciegas a su universo privado.

Niegan y desmienten sus necesidades, racionalizan sus emociones, intelectualizan su conducta pasando de una relación insatisfactoria a otra o permaneciendo toda la vida en la misma sin hacer nada práctico por mejorarla.

Reflexión; No vivo de manera consciente si mi consciencia la utilizo para todo excepto para conocerme a mí mismo. Preocuparme por el origen de los valores que me guían, de forma que no esté gobernando por valores adoptados de modo irracional o aceptado críticamente por los demás.



¿Sientes que has absorbido energía que no es tuya? O absorbido fragmentos de energía de algún lugar que has visitado? Para mantener una buena salud energética, es ideal limpiar nuestro campo energético de forma diaria, igual que nos bañamos el cuerpos físico. He aquí cómo ….

Suavemente cierra los ojos y suaviza la respiración. Imagina una cascada de luz plateada sobre ti. Visualiza que la luz disuelve todas las energías no deseadas. Siente esta luz que se mueve a través de tu cuerpo físico y tu cuerpo energético. Continua visualizando la luz vertiéndose sobre ti, hasta que te sientas completamente limpia. Puedes sentir intuitivamente como cambiar el color de la luz en días diferentes o en diferentes momentos. Confía en que es la mejor para ti.

Krishnamurti ~ A los pies del maestro - I Discernimiento





Estas palabras no son mías: son del Maestro que me enseñó. Sin Él no hubiera podido hacer nada, pero con Su ayuda he puesto los pies en el Sendero. Vosotros también deseáis penetrar en este Sendero; y así, las mismas palabras que Él me dijo os ayudarán si queréis obedecerlas. No basta decir que estas palabras son bellas y verdaderas; quien desee lograr éxito debe hacer exactamente lo que ellas entrañan. Mirar la comida y decir que es sabrosa no satisfaría a un hambriento: ha de comerla. Así pues, no basta escuchar al Maestro: debéis practicar lo que Él aconseja, atendiendo a cada palabra y fijándoos en cada insinuación. Si no advertís una indicación, si no atendéis a una palabra, queda perdida para siempre, porque Él no las repite.



En este Sendero se requieren cuatro cualidades:



- DISCERNIMIENTO

- CARENCIA DE DESEOS

- BUENA CONDUCTA

- AMOR



Trataré de explicaros lo que el Maestro me dijo acerca de cada una de ellas.



La primera cualidad es el DISCERNIMIENTO. Se denomina así, generalmente, a la facultad de distinguir entre lo real y lo ilusorio, y la cual guía a los hombres para entrar en el Sendero. Pero también es mucho más que esto, y debe practicarse no tan sólo en los comienzos del Sendero, sino en cada una de sus etapas, diariamente, hasta el fin.



Vosotros entráis en el Sendero porque habéis aprendido que tan sólo en él pueden encontrar-se las cosas dignas de ser alcanzadas. Los que no saben esto trabajan para adquirir riqueza y poder, pero esto dura a lo más una vida tan sólo y, por lo tanto, no es real. Hay bienes ma-yores, reales y perdurables, cuando los hayáis alcanzado, ya no desearéis jamás aquellos otros.



En el mundo hay dos clases de seres: los sabios y los ignorantes. Esta sabiduría es la que nos interesa. La religión que un hombre profese, la raza a que pertenezca, importan poco; lo realmente importante es que los hombres conozcan el plan Divino. Porque el plan de Dios es la evolución. Una vez que el hombre realmente lo reconoce, no puede sino identificarse con sus designios y trabajar de acuerdo con él, porque es tan glorioso como bello. Así, conociéndolo, permanece al lado de Dios, firme para el bien y resistente contra el mal, trabajando para la evolución y no por egoísmo.



Si está al lado de Dios, está unido a nosotros, y no importa lo mínimo que se llame hindú o buddhista, cristiano o mahometano, ni que sea indio o inglés, chino o ruso. Los que están al lado de Dios saben por qué están aquí y cuál es su misión, y procuran cumplirla; los demás no saben todavía lo que han de hacer, y así obran a menudo erróneamente e intentan trazarse vías que imaginan placenteras sin comprender que todos somos uno y que, por lo tanto, tan sólo lo que el Uno quiere puede ser verdaderamente agradable para todos. Ellos van en pos de lo irreal, en vez de lo real. Hasta que aprendan a distinguir entre los dos, no se colocarán al lado de Dios, y, para aprenderlo, discernimiento es el primer paso.



Pero, aun después de efectuada la elección, debéis recordar que hay muchas variedades de lo real y lo irreal, y por lo tanto debemos discernir también entre lo justo y lo injusto, lo esencial y lo accesorio, lo útil y lo inútil, lo verdadero y lo falso, lo egoísta y lo altruista.



Aquellos que, deseosos de seguir al Maestro, han resuelto servir a lo justo a toda costa, no hallan dificultad en la elección entre lo justo y lo injusto. Pero el cuerpo es distinto del hombre, y la voluntad del hombre no siempre coincide con el deseo del cuerpo. Cuando vuestro cuerpo desee algo, deteneos a pensar si vosotros realmente lo deseáis. Porque vosotros sois Dios, y queréis únicamente lo que Dios quiere; así, debéis buscar profundamente en vosotros mismos para hallar el Dios interno y escuchar Su voz, que es vuestra voz. No confundáis con vosotros mismos ni vuestro cuerpo físico, ni vuestro cuerpo astral, ni vuestro cuerpo mental, porque cada uno de ellos pretenderá ser el Yo, a fin de obtener lo que desea. Debéis conocerlos todos y reconoceros por su dueño.



Cuando se ha de hacer un trabajo, el cuerpo físico quiere descansar, pasear, comer y beber; y el ignorante se dice a sí mismo: "Yo quiero hacer estas cosas y debo hacerlas." Pero el sabio dice: "Lo que en mí desea no soy yo, y puede esperar." A menudo, cuando se presenta alguna oportunidad para ayudar a alguien, el cuerpo incita a pensar: "¡Qué molestia me causa esto! Dejemos que otro lo haga." Pero el hombre le replica a su cuerpo: "Tú no me estorbarás para practicar el bien."



El cuerpo es nuestro animal, el caballo en que cabalgamos. Por lo tanto, debéis tratarlo y cuidarlo bien; no debéis fatigarlo; debéis alimentarlo tan sólo con comidas y bebidas puras, y llevarlo escrupulosamente limpio de la más leve mancha. Porque sin un cuerpo perfectamente limpio y sano no podríais llevar a cabo el arduo trabajo de preparación, ni podríais soportar el esfuerzo incesante. Pero vosotros debéis gobernar constantemente al cuerpo, nunca el cuerpo a vosotros.



El cuerpo astral tiene sus deseos a docenas; él os inclina a la cólera, a la injuria, a la envidia, a la avaricia, a codiciar los bienes ajenos, a sumiros en la depresión. El cuerpo astral quiere todas estas cosas y muchas más, no porque desee perjudicaros, sino porque le gustan las vibraciones intensas, así como el cambio constante de ellas. Mas vosotros no necesitáis estas cosas, y por esto debéis saber distinguir entre vuestros deseos y los de vuestro cuerpo.



Nuestro cuerpo mental desea pensar orgullosamente que es algo separado de lo demás; pen-sar dándose mucho valor a sí mismo y poco a los otros. Aun cuando lo hayáis apartado de las cosas mundanas, persiste en especular sobre sí mismo, en incitaros a pensar en vuestros propios progresos, en vez de pensar en la labor de los Maestros y en ayudar a los demás. Cuando meditéis, tratará de haceros pensar en las diferentes cosas que él desea, en vez de pensar en lo que vosotros queréis. Vosotros no sois esta mente, sino que ella está a vuestro servicio, y así también en este caso es necesario el discernimiento. Debéis vigilar constantemente, so pena de fracaso.



El Ocultismo no tiene compromiso entre lo justo y lo injusto. Debéis hacer a toda costa lo justo; debéis dejar de hacer lo injusto, sin importaros lo que el ignorante piense o diga. Debéis estudiar profundamente las leyes ocultas de la Naturaleza, y cuando las conozcáis, ordenad vuestra vida de acuerdo con ella, empleando siempre la razón y el sentido común.



Debéis saber distinguir lo importante de lo secundario. Firmes como una roca cuando de lo justo y de lo injusto se trate, dad siempre la razón a los demás en cosas de poca importancia. Porque debéis ser siempre amables y cariñosos, razonables y condescendientes; habéis de conceder siempre a los demás la misma libertad que necesitáis para vosotros mismos.



Tratad de ver lo que es más meritorio que hagáis, y recordad que no debéis juzgar las cosas por su aparente grandeza. Es mucho más meritorio hacer una cosa mínima pero útil a la labor del Maestro, que otra de mayor apariencia de las que el mundo llama buenas.



Debéis distinguir no tan sólo entre lo útil y lo inútil, sino entre lo más útil y lo menos útil. Alimentar a un pobre es bueno, útil y noble; pero alimentar su alma es todavía más noble y más útil que alimentar su cuerpo. Cualquier rico puede alimentar el cuerpo de un necesitado, pero tan sólo los sabios pueden alimentar su alma. Si sois sabios, vuestro deber es ayudar a otros en el logro de la sabiduría.



No obstante, por sabios que seáis, tenéis mucho que aprender en este Sendero, y por esto también en él es preciso el discernimiento. Debéis pensar cuidadosamente lo que es mejor que aprendáis. Todo conocimiento es útil, y llegará un día en que lo alcancéis; pero mientras tan sólo poseáis una parte, cuidad de que ésa sea la más útil.



Dios es tanto Sabiduría como Amor, y cuanta más sabiduría alcancéis, mejor podréis mani-festar a Dios. Estudiad, pues; mas, en primer lugar, estudiad lo que os ayude a ayudar a los otros. Estudiad pacientemente, no porque los hombres os llamen sabios, ni aun por tener la dicha de serlo, sino porque tan sólo el sabio puede ayudar sabiamente. Por mucho que deseéis ayudar, si sois ignorantes, podréis hacer más mal que bien.



Debéis saber distinguir lo falso de lo verdadero; debéis aprender a ser verídicos en todas las circunstancias, en pensamiento, en palabra y en obra.



Primero en pensamiento; y esto no es fácil, porque en el mundo hay muchos pensamientos falsos, muchas supersticiones tontas, y nadie que esté esclavizado por ellas puede progresar. ASÍ pues, no debéis sostener una idea precisamente porque otros la sostienen, ni porque se haya creído en ella durante siglos, ni porque esté escrita en algún libro que los hombres tengan por sagrado. Debéis pensar acerca de aquel asunto por vosotros mismos, y juzgar si es razonable. Recordad que la opinión de un millar de hombres acerca de algún asunto que desconozcan no tiene ningún valor. Los que piensan hollar el Sendero deben aprender a pensar por sí mismos, porque la superstición es uno de los mayores males del mundo, una de las ligaduras de que totalmente debéis desembarazaros.



En lo tocante a los demás, vuestros pensamientos deben ser verídicos; no debéis pensar acerca de nadie lo que no sepáis. No supongáis que los demás están siempre pensando en vosotros.



Si un hombre hace algo que parezca perjudicaros, o dice algo que creáis que se refiere a vosotros, no penséis entonces: "Quiere ofenderme." Probablemente ni siquiera piensa en vosotros, porque cada alma tiene sus propias tribulaciones y pensamientos, que flotan principalmente alrededor de ella. Si un hombre os habla colérico, no penséis: "Me odia, trata de herirme." Quizá otra persona o alguna otra cosa lo han contrariado, y porque tropieza eventualmente con vosotros, descarga su cólera en vosotros. Él obra imprudentemente, porque toda clase de cólera es prueba de insensatez; pero vosotros no os debéis formar de él un juicio equivocado.



Cuando seáis discípulos del Maestro, podréis poner siempre a tono la pureza de vuestros pensamientos comparándolos con los Suyos. Porque el discípulo es uno con su Maestro, y debe procurar fundir su pensamiento con el Suyo y ver si coinciden. Si no están a tono, su pensamiento no es recto, y debe variarlo inmediatamente, porque los pensamientos del Maestro son perfectos, puesto que Él lo sabe todo. Los que todavía no han sido aceptados por Él, no pueden hacerlo del todo; pero pueden ayudarse mucho deteniéndose a pensar a menudo: "¿Qué pensaría el Maestro en estas circunstancias?" "¿Qué haría o qué diría el Maestro acerca de esto?" Porque no debéis nunca hacer, decir o pensar lo que no podáis imaginar al Maestro haciéndolo, diciéndolo o pensándolo.



Aun al relatar habéis de ser verídicos, exactos y sin exageración.



Nunca atribuyáis intenciones a otro; tan sólo su Maestro conoce sus pensamientos, y él puede estar obrando por razones de que no tenéis idea. Si oís que dicen algo en contra de alguna persona, no lo repitáis; podría no ser verdad, y aun cuando lo fuese, es caritativo callar. Pensad bien antes de hablar, no sea que incurráis en inexactitudes.



Sed verídicos en la acción; jamás pretendáis ser otro del que sois, porque toda pretensión sirve de impedimento a la pura luz de verdad que debe brillar a través de vosotros como la luz del sol brilla a través de un diáfano cristal.



Debéis distinguir entre el egoísmo y el desinterés; porque el egoísmo se presenta bajo mu-chas formas, y cuando creáis que al fin lo habéis destruido en algunos de sus aspectos, surge en otro tan fuerte como siempre. Pero gradualmente os irá animando tan por completo el pensamiento de ayudar a los demás, que no habrá lugar ni tiempo para pensar en vosotros mismos.



También debéis distinguir en otro sentido. Aprended a reconocer a Dios en todos los seres y en todas las cosas, prescindiendo del mal que puedan presentar en la superficie. Podéis ayudar a vuestros hermanos por medio de lo que tenéis de común con ellos, esto es, la Vida Divina. Aprended a despertarla y a vivificarla en ellos, así los salvaréis de lo falso.

J. KRISHNAMURTI




POSICIONES VERDADERAS Y HOGARES VERDADEROS ~

Traducción: Margarita López

Septiembre es un poderoso mes de compleción, consolidación y cosecha. Seguimos yendo a gran velocidad por una Vía Rápida súper acelerada, en un estado de acción incesante y todavía estamos lidiando con una multitud de situaciones y detalles siempre cambiantes. Se nos desafía constantemente a llevar la multitarea a niveles Fuera del Mapa. El oleaje ha sido tan extremadamente agitado que estamos aprendiendo que hay un flujo dentro de la agitación.

A lo largo de septiembre, se nos está empujando literalmente a tomar acción para cambiar nuestras vidas, ya sea que nos guste o no. Se nos va a ahuyentar fuera de nuestras zonas de confort y a empujar hacia un territorio desconocido. Muchos elementos o bien se acercarán a su Posición Verdadera o encajarán justo en ella.

Durante los últimos años, se ha sentido como si hubiéramos estado pasando a través de un Agujero Negro en el que todo lo que es obsoleto, superficial o falso está siendo arrancado de nosotros por la fuerza. Es como ser sacudidos dentro de un cilindro pulidor de piedras que ha estado puliendo todas nuestras asperezas hasta que emerjamos con una renovada claridad de propósito. Todo lo que sigue activando nuestros disparadores internos es más grano para el molino que pule nuestra roca.

Muchos de nosotros nos estamos acercando ahora al vórtice central del Agujero Negro. Todo lo que queda está siendo arrancado, autenticidad. Pronto seremos expulsados al otro lado, a una realidad completamente nueva. Ahí es cuando todas las capas reconfiguradas de nuestro nuevo ser volverán en espiral hacia nosotros. Nuevas formas de ser. Nuevas prioridades. Nuevo Propósito Verdadero. Vivir en nuestros Verdaderos Hogares en nuestras Posiciones Verdaderas.

Todo el mundo tiene una Posición Verdadera. Algunos tienen más de una Posición Verdadera y tienen cosas importantes que hacer en cada una de ellas. Durante este tiempo, cuando el mundo de la dualidad está colapsando a nuestro alrededor, es esencial que nos alineemos con nuestra Posición Verdadera lo más rápidamente posible. Éste no sólo es el lugar donde nos sentimos cómodos y seguros, sino que nuestras Posiciones Verdaderas están donde podemos cumplir nuestro Verdadero Propósito.

Muchos de nosotros hemos tenido un anhelo de toda la vida por volver al "Hogar". Durante gran parte de nuestra vida pensábamos que el Hogar estaba en algún otro lugar, tal vez en otro mundo. Pero ahora, todo ha cambiado. No sólo estamos en las millas finales de la dualidad, sino que ahora nos estamos dando cuenta de que no tenemos que dejar este planeta para poder ir al Hogar; podemos crear nuestro Verdadero Hogar aquí en la Tierra.

Nuestras Posiciones Verdaderas son los lugares donde podemos encontrar nuestros Hogares Verdaderos. Nuestros Hogares Verdaderos no se encuentran en otra ubicación más que en nuestra Posición Verdadera. No todos necesitan vivir en sus Hogares Verdaderos en estos momentos, pero todos necesitamos estar en nuestras Posiciones Verdaderas.

Nuestro Hogar Verdadero no es sólo un lugar cómodo y familiar donde vivir, sino que representa un nivel de conciencia totalmente nuevo. Son los lugares de ser verdaderos en donde podemos vivir plenamente Vidas Verdaderas como Verdaderos. Los Hogares Verdaderos se encuentran en el Nuevo Paisaje y son los puntos de anclaje del Nuevo Paradigma. Son islas de la Realidad Ultra Mayor ubicadas en el mundo moribundo de la dualidad como brillantes joyas que van a estabilizar el vuelco inminente de los sistemas de realidad.

También hay un fuerte elemento de compleción en septiembre, la compleción de cosas que realmente nos han desafiado y han consumido mucha de nuestra energía. Esto nos trae una abundante cosecha de nuestros esfuerzos acumulados al recoger lo que tan diligentemente hemos sembrado en nuestras vidas. Muchos esfuerzos individuales y colectivos están culminando en septiembre o principios de octubre, como la finalización de un gran proyecto, mudarnos a nuestros Hogares Verdaderos o tomar importantes decisiones internas o externas que nos alinean con nuestra Posición Verdadera.

Septiembre es otro mes de pasar rápidamente y profundamente hacia el Nuevo Paisaje. Durante todo el mes, nuestro ser seguirá expandiéndose y profundizándose, y nuestra claridad se hará cada vez más fuerte. Seguiremos manifestando nuestra Veracidad interna en Acción externa decisiva. Nuestro compromiso de entrar en nuestras Posiciones Verdaderas se fortalecerá y será cada vez más fácil mantener una perspectiva clara de lo que es real y verdadero.

A medida que vivimos cada vez más nuestra Veracidad interna y la expresamos limpiamente en nuestras acciones externas, el Nuevo Paisaje comienza a impregnar el viejo paisaje. Esto está sucediendo lentamente, sutilmente y de manera constante. El Nuevo Paisaje se está haciendo cada vez más visible a nuestro alrededor. La nueva energía llega destellando a través de nuestro viejo paisaje. En todas partes hay destellos de lo Nuevo y Verdadero. Nuestros ambientes internos y externos están cambiando notablemente en toda dirección.

El Manantial del Caduceo agradece a las personas que comparten y distribuyen estos mensajes tal cual se publican, con todos los créditos correspondientes, pues así reflejan su propia transparencia al difundir la luz. Lamentablemente, otras personas no actúan de esa manera y modifican o eliminan los créditos, impidiendo así que sus propios lectores tengan acceso a los sitios donde podrían encontrar mayor información. Vale la pena recordar que todos los sitios individuales que hospeda El Manantial del Caduceo han sido autorizados por los respectivos canalizadores/autores y contienen todo el material con sus traducciones autorizadas.

Estamos en una nueva energía, creando un mundo nuevo. Seamos conscientes de nuestras elecciones. ¿Queremos seguir creando competencias y desazón? ¿O preferimos la colaboración e integridad? Por favor, honremos la labor de cada persona que hace su parte para que nos lleguen estos mensajes, respetando la totalidad de los créditos. Gracias.


La VIDA ESPIRITUAL siempre PRESENTE EN TODO

Un devoto grupo invitó a un maestro de meditación a casa de uno de ellos para que los instruyeran. El maestro dijo que debían esforzarse por liberarse de reaccionar en demasía frente a los hechos de la vida diaria, lograr una actitud de reverencia y adquirir la práctica regular de un método de meditación que, a su vez, les explicó en detalle.

El objetivo era darse cuenta de que la vida espiritual debe estar presente en todo. Es ser conscientes de esto no sólo durante el período de meditación sino constantemente en lo cotidiano. El proceso es como llenar un colador con agua. El maestro partió dedicándoles una reverencia.

El pequeño grupo se despidió de y uno de ellos se dirigió a los demás, echando chispas de frustración: ¡Lo que nos dijo es como decirnos que nunca podremos lograrlo!.

– ¡Llenar un colador con agua!. Eso es lo que ocurre, ¿no?, al menos para mí. Escucho un sermón, rezo, leo algún libro sagrado, ayudo a mis vecinos con sus niños y ofrezco el mérito a Dios, o algo por el estilo y después me siento elevado. Mi carácter mejora durante un tiempo... no siento impaciencia, ni hago tantos comentarios sobre otras personas. Pero pronto el efecto se evapora y soy el mismo que antes. Es como agua en un colador, por supuesto. Y ahora él nos dice que eso es todo-.

Siguieron reflexionando sobre la imagen del colador sin lograr llegar a una conclusión que los satisfaciera a todos. Algunos pensaron que el maestro les decía que las personas como ellos en este mundo sólo podían aspirar a una elevación transitoria, otros creyeron que el maestro simplemente les estaba tomando el pelo. Otros pensaron que tal vez se estaría refiriendo a algo en los clásicos que suponía que ellos sabían... buscaron referencias sobre un colador en la literatura clásica sin ningún éxito.

Con el tiempo, el interés de todos se desvaneció, excepto el de una mujer que decidió ir a ver al maestro. El maestro le dio un colador y un tazón, y fueron juntos a una playa cercana. Se pararon sobre una roca rodeados por las olas.

– Muéstrame cómo llenas un colador con agua. -Le dijo el maestro

Ella se inclinó, tomó el colador en una mano y comenzó a llenarlo con el tazón.

El agua apenas llegaba a cubrir la base del colador y luego se filtraba a través de los agujeros.

– Con la práctica espiritual sucede lo mismo -dijo el maestro – Mientras uno permanece de pie en la roca de la personalidad e intenta llenarse con cucharadas de conciencia espiritual. No es ése el modo de llenar un colador con agua, ni nuestra esencia con vida espiritual.

– Entonces, ¿cómo se hace? -preguntó la mujer.

El maestro tomó el colador en sus manos y lo arrojó lejos al mar. El colador flotó unos instantes y después se hundió.

– Ahora está lleno de agua y así permanecerá -dijo el maestro. -Ese es el modo de llenar un colador con agua y es el modo de realizar la práctica espiritual. No se logra vertiendo pequeñas dosis de vida espiritual en la individualidad, sino arrojando la individualidad dentro del mar de la vida espiritual.

Algunas veces solo necesitamos algo rápido y fácil para levantar nuestro ánimo o para renovar el ambiente durante el día:

1- Haga sonar una campana.

2- Tenga cerca de Ud., flores frescas o plantas y tómese algunos ratos libres durante el día solo para observar su color, y siéntase impregnado de este.

3- Cultive hierbas aromáticas frescas en un tiestos o maceteros, Cada tanto, cierre los ojos, frótese las manos con las hojas e inspire su aroma.

4- Entorne los ojos e imagine que está sentado bajo el arco iris. Deje que el arco-iris descienda y rodee suavemente su cuerpo con un aura de luz.

5- Proceda a efectuar una limpieza elemental: espire profundamente para expulsar el cansancio de su cuerpo y para disipar los malos pensamientos.

6- Lave con agua su cara para disipar la negatividad. tome un puñado de sal fina y restriegue con ella su frente, el pecho en la parte correspondiente al corazón y en el plexo solar para purificarse. Para quemar las impurezas y recargarse de energía positivas
7-pida la asistencia de los angeles


"Nada de lo que leas, sin importar donde está escrito, nada de lo que escuches, sin importar quien lo dijo, nada debes aceptar sin previo discernimiento y tú mismo debes decidir su veracidad. Consúltale a tu corazón que él nunca se equivoca."


martes, 9 de septiembre de 2014


Ultimamente estoy tan bien que me asusta. Tengo días maravillosos donde solo hago lo que me gusta y estoy con quien de verdad quiero. No me esfuerzo por ser lo que quieren los demás que sea. Así soy , al que le gusta bienvenido y al que no....pase tranquilo, seguro algo dejó de provechoso para mi experiencia en esta vida.
La gente esta acostumbrada a explicar todo, yo, particularmente, también descubrí además de eso, que "disculpaba" las actitudes de los demás.....siempre con esa bonachona manera de pensar que el otro en el fondo es bueno y no tuvo la intención. Pues no es así. Descubrí que si actúa como lo hace es de jodido y no de bueno, pero no lo disculpo más. Que se haga cargo de palabras y actitudes.
Porque al fin y al cabo, el que pierde es el otro, porque me pierde a mi. Que tendré muchos defectos,pero también tengo algunas cosas buenas y esas solo las saben quienes me conocen bien.
Por eso, para quienes me conocen bien y me aceptan como soy, les dejo mi deseo de hoy: si en este momento estás leyendo esto es porque estás VIVO! entonces deja de lidiar con cosas que no tienen importancia, si tenés algún problema pone el empeño en arreglarlo, sinó sucede es porque del otro lado no hay intención, entonces....dejalo ir...
Si alguna "nana" te distrae por el dolor, respira....respira....y salí a cargarte de energía, la "nana" y el dolor no se irán pero te aseguro que vos, te sentirás mucho mejor. Porque de estas cosas pequeñas se trata el VIVIR, juntate a matear con gente querida, familia o agarrás el bolso, hay montones de espacios verdes donde podés tirarte en el suelo y agradecer todo lo que te rodea que es mucho, aunque estes solo, disfruta....de todo lo que no se obtiene con dinero, hace la prueba de salir con el bolsillo vació, vas a descubrir-te en muchas cosas, sobretodo si algún día los pesos estan cortos, ya tendrás la experiencia de que se puede ser felíz sin necesidad de comprar....porque lo que se compra solo tiene la satisfacción de lo efímero, del instante en que del lugar que lo ves pasa a tus manos....y luego que? ....otra vez como antes....como dice un libro: cuando nada te basta, hace de tu vida una creación y no una mera copia.
Sentite protagonista de algo inédito e irrepetible: TU VIDA.
Y para terminar, que todo gesto, palabra o acción estén impregnados de AMOR.
Vivi. 


Viviana Monguillot Silba@

Mariápolis Lía es una ciudadela del Movimiento de los Focolares, ubicada en las cercanías de la localidad de O'Higgins (Buenos Aires). Se llama "Lía", en homenaje a Lía Brunet, una de las fundadoras del movimiento y primera focolarina en la Argentina.
El Movimiento de los Focolares fue fundado el 7 de diciembre de 1943 en Trento, Italia, por Chiara Lubich. Hoy está presente en más de 180 países, en algunos de ellos a través de ciudadelas llamadas "Mariápolis" (ciudad de María). Posee más de 10.000 miembros y más de 2 millones de adherentes en todo el mundo. La ciudadela del partido de Junín fue fundada en 1968 a partir de la donación de 50 ha por parte de los Padres Capuchinos. En un principio se llamó "Mariápolis Andrea", en honor a Andrea Ferrari, un joven focolarino que había fallecido en un accidente de tránsito.