Facetas diferentes....

Facetas diferentes....

martes, 22 de julio de 2014


Disfrutemos del sabor de las golosinas que nos quedan...
EL VALIOSO TIEMPO DE LOS MADUROS...
“Conté mis años y descubrí,
que tengo menos tiempo
para vivir de aquí en adelante,
que el que viví hasta ahora...
Me siento como aquel chico
que ganó un paquete de golosinas:
las primeras las comió con agrado,
pero, cuando percibió
que quedaban pocas,
comenzó a saborearlas profundamente.
Ya no tengo tiempo
para reuniones interminables,
donde se discuten estatutos,
normas, procedimientos
y reglamentos internos,
sabiendo que no se va a lograr nada...
Ya no tengo tiempo
para soportar absurdas personas
que, a pesar de su edad cronológica,
no han crecido.
Ya no tengo tiempo
para lidiar con mediocridades.
No quiero estar en reuniones
donde desfilan egos inflados.
No tolero a manipuladores
y ventajeros.
Me molestan los envidiosos,
que tratan de desacreditar
a los más capaces,
para apropiarse de sus lugares,
talentos y logros.
Detesto, si soy testigo,
de los defectos que genera
la lucha por un majestuoso cargo.
Las personas no discuten contenidos,
apenas los títulos.
Mi tiempo es escaso
como para discutir títulos.
Quiero la esencia,
mi alma tiene prisa....
Sin muchas golosinas en el paquete...
Quiero vivir al lado
de gente humana, muy humana.
Que sepa reír, de sus errores.
Que no se envanezca,
con sus triunfos...
Que no se considere electa,
antes de hora.
Que no huya, de sus responsabilidades.
Que defienda, la dignidad humana.
Y que desee tan sólo
andar del lado de la verdad
y la honradez.
Lo esencial es lo que hace
que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente,
que sepa tocar el corazón
de las personas…
Gente a quien los golpes
duros de la vida,
le enseñó a crecer
con toques suaves en el alma.
Sí… tengo prisa…
por vivir con la intensidad,
que sólo la madurez
puede dar.
Pretendo no desperdiciar
parte alguna de las golosinas
que me quedan…
Estoy seguro
que serán más exquisitas,
que las que hasta ahora he comido.
Mi meta es llegar al final
satisfecho y en paz
con mis seres queridos
y con mi conciencia.
Espero que la tuya sea la misma,
porque de cualquier manera
llegarás..."
MARIO ANDRADE - Poeta, novelista, ensayista y musicólogo brasileño. — en VICENTE ROMERO ,pintor .


Tener el valor de ser uno mismo
Quienes estamos en un Camino de Crecimiento Personal hemos de partir de una premisa que es imprescindible: el compromiso con Uno Mismo de:
SER AUTÉNTICO,SINCERO,NO MENTIRSE BAJO NINGÚN CONCEPTO,
SER CONSTANTE,Y JAMÁS NEGAR LA REALIDAD.
Si te falla alguno de estos aspectos, revisa el acuerdo que tienes contigo, y hazte el firme de propósito de llevarlo a rajatabla a partir de ahora.
Casi lo mejor que se puede decir de una persona es “que es auténtico”, porque eso implica que es, por encima de cualquier otra cosa, él mismo.
Eso no quiere decir, y hay que tener mucho cuidado y no confundirse, que auténtico quiera decir ser testarudo o ser fanático.
Quiere decir que nuestra personalidad es de un modo y que estamos de acuerdo con ese modo, y así nos manifestamos, y que somos fieles a nosotros mismos, respetuosos con nuestra alma, y devotos de la verdad; que somos coherentes con lo que pensamos y sentimos, y nos mostramos y somos en coherencia con ello.
Cuando uno sabe y siente que se respeta, la autoestima se siente beneficiada y alcanza un nivel correcto.
Se crea un sentimiento de plenitud y felicidad que no lo proporciona ninguna otra cosa.
Se produce un bienestar que reafirma la seguridad personal y la confianza en estar haciendo lo correcto.
El estado de ánimo se ve alentado por lo conseguido.
La conciencia da su beneplácito.
Es la sensación de respeto hacia Uno Mismo, la sensación de buena relación con Uno Mismo, y con la propia dignidad; es una felicidad distinta, como la del deber cumplido: la sensación de estar haciéndolo bien y escuchando los propios aplausos y felicitaciones. Es un pequeño Nirvana.
Para ello, es necesario, evidentemente, no vivir pendiente de satisfacer las expectativas de los demás –si no coinciden con las nuestras-, y sí con las que emanan de nuestro más profundo interior.
Para progresar en el Camino de la autenticidad es necesario perseverar.
La inconstancia nos debilita y desvalora ante nosotros mismos.
El propósito ha de ser dar un paso, por mínimo que sea, cada día.
Para ser auténticos es imprescindible desprenderse de lo que no somos y de lo que no nos pertenece.
Poco a poco -desde que comenzaron con nosotros ese proceso que debiera ser de educación-, y luego después -a lo largo de toda la vida-, se nos han ido añadiendo cosas que no son nuestras, y, en algunos momentos, y como necesidad de supervivencia, hemos tomado la costumbre de no ser nosotros mismos en algunos aspectos, y hemos hecho concesiones aun sabiendo que no debiéramos hacerlas.
No es malo que lo hayamos hecho, lo malo es seguir haciéndolo.
Nadie se puede culpabilizar de haber dejado el piloto automático puesto en los momentos que no sabíamos gobernar nuestra vida, pero desde ahora, desde que emprendimos el Camino, somos del todo responsables de ser Uno Mismo, por respeto, precisamente, a ese Uno Mismo que tenemos la fortuna de ser.
Ahora, eso sí, hay que revisar la escala de valores, los sueños y deseos, las metas e ilusiones, y ponerse a la grata tarea de realizar todo ello, descartando, con gran agudeza, lo que no es auténticamente nuestro, sino que nos lo han impuesto o sugerido.
Lo primero, lógicamente, reafirmar la autenticidad irrepetible que somos. Ser de verdad. Ser auténticos.
¿Cuáles son mis verdades esenciales?
¿Cuál es la realidad de mis cosas?
¿Quién soy yo de verdad?
Y una vez que se tienen respuestas, a defenderlas con la palabra y con los actos.
La fidelidad a los principios esenciales, los que de verdad son auténticos, está por encima del quedar bien o satisfacer esperanzas ajenas.
Quién soy yo… y serlo.
Aunque va a doler en más de una ocasión.
Aunque se van a presentar más de una duda, aunque se van a tambalear algunos cimientos.
Esa es la pista: si se tambalean, si no son firmes, no son tuyos.
Los auténticos tienen una solidez inamovible, porque nacen de tu propia convicción, y esa seguridad es notable.
La autenticidad se confirma y consolida cuando al hacer o decir algo nos sentimos más sinceros, seguros, honestos, congruentes, positivos, y autoafirmados.
Tenemos que sentir que hacemos lo correcto de acuerdo con el que hemos descubierto que somos.
Si al mostrarte auténtico sientes una armonía psicológica, una paz interior, una sensación de bienestar emocional y de una cierta plenitud, una conformidad absoluta con lo que estás haciendo, y un poco de sano orgullo por lo que estás consiguiendo ser, es que estás comportándote del modo adecuado.
Francisco de Sales,

Hace instantes...





En este mundo el odio nunca ha disipado al odio. Sólo el Amor disipa al odio. Ésta es la ley, ancestral e inagotable. Budha

Vaciemos la mente, busquemos el origen de nuestro odio, y encontraremos la paz. La gran sorpresa será descubrir que no odiamos a los demás sino a nosotros mismos.

Haz lo que amas, 
aprende la felicidad, 
a ser creativa, 
realiza tus propósitos fundamentales, 
sanate emocionalmente, 
ayuda a los otros a hacerlo, 
toma decisiones lo mas que puedas, 
haz dieta, 
haz el amor, 
repósate, 
únete a tu condición divina, 
dale sentido a tu vida, 
viaja, come, se constructiva, 
desarrolla tu intelecto útil, 
despierta al yo testigo en ti, 
expresa belleza, 
aprende a transforma tu rabia, 
tu fuerza de vida, 
haz lo que piensas y dices, 
acepta a todos los aspectos de la existencia en ti, 
se transpersonal, 
transfórmate infinitamente, 
ama y entrégate a la obra, 
haz arte, 
lucha por realizar a tu autenticidad, 
deja que lo desconocido se exprese en ti... 
y tanto tanto mas... 
¡Ay! ¡Qué vida mas llena de cosas que hacer!
¡Vivir, ser, crear!
Así siento yo, 
que uno nunca se podría aburrir. 

Cristobal Jodorowsky. 




C e r e m o n i a s

Las ceremonias ancestrales tenían como uno de sus objetivos principales levantar los velos perceptivos del hombre, para que este pudiera entrar en otro orden de percepción y Ver el orden sagrado de la vida y su relación con ella. Estas ceremonias tenían un alto impacto tanto en la química del cuerpo como en el alma.

ANTE UN MALESTAR EMOCIONAL ¿SE SUPERA O SE OLVIDA?

No se olvida, se supera. Superamos relaciones, miedos, malestares, frustraciones, pérdidas y heridas emocionales. Conseguimos tal superación cuando ponemos la atención en otras cosas, circunstancias o personas de nuestro momento presente. El centrarnos en el aquí y el ahora, hará que vayamos dejando atrás ese pasado doloroso. “El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional” dice la religión budista, y realmente es así. No podemos evitar ciertos golpes que la vida nos da, pero si mejorar la forma de gestionarlos para que no arraiguen en nosotros.

El pensar constantemente en borrar nuestros recuerdos negativos, no hará más que hacerlos más conscientes. Obteniendo, por tanto, el efecto contrario al deseado. Debemos entender que para que un malestar se supere no podemos negar que exista, necesitamos admitirlo para poder cambiarlo. El que yo haya tenido una mala experiencia amorosa no va a hacer que esa persona desaparezca del planeta, tendré que asumir que ha formado parte de mi vida, que no hemos podido funcionar como pareja, y que debemos seguir adelante sin cerrarnos a un nuevo amor. Esta asimilación del proceso será lo que con el paso de los meses me ayude a superar el dolor y estar dispuesta a conocer nuevas personas. Ahora bien, si me niego a admitir que he tenido esta relación, ¿entonces que hay que cambiar?, ante la ausencia de relación, no hay dolor a sanar. Por tanto, no neguemos nuestra realidad y empecemos a reconocernos en lo favorable y en lo desfavorable, porque eso es la vida, un constante ir y venir de emociones.

CIARA MOLINA
De su libro Emociones Expresadas, Emociones Superadas - Ciara Molina

domingo, 20 de julio de 2014



Que el Espíritu te de su paz total.
Que la paz esté en lo que encuentres.
Que la paz esté en lo que quedó atrás.

Bella noche amig@s




BENDITO ÁNGEL HUMANO 

Cuando ya no te inquiete lo que pase contigo…
Cuando te quede claro que esta vida es un juego…
Cuando a aquel que te agravia no lo veas enemigo…
Cuando ya no le busques distracciones al ego…
Cuando por igual trates al triunfo y la derrota…
Y entiendas que las cosas no son lo que aparentan…
Cuando igualmente aprecies la flor que no se nota…
Y los bellos jardines que a veces se presentan…
Cuando mires al mundo lleno de compasión por aquellos hermanos que han elegido el drama…
Pero a la vez comprendas, que al abrirse el telón, son solamente actores de una infinita trama…
Cuando ya no te tomes ninguna cosa en serio…
Cuando no te interese ni ser juez … ni ser parte…
Cuando poses tus ojos de lleno en el misterio, y sientas que no hay nada que pueda lastimarte… Y ya no te preocupe abandonar tu traje con ese desapego del que a nada se aferra… celebrare tu vida, compañero de viaje… , bendito Ángel Humano caminando la Tierra…

JORGE OYHANARTE


Amigos...3


Amigos...2




“La gente es infeliz y vive desgraciada porque utiliza las cosas para deleitar su corazón, en vez de utilizar su corazón para disfrutar de las cosas”
POEMA CHINO ANTIGUO

Amigos...





EN LA ERA DE LAS COMUNICACIONES...ESTAMOS CADA DIA MAS SOLOS... 
El mundo nunca ha sido tan desigual económicamente ni tan igualizador en cambio en relación con las ideas y la moral. Hay una uniformidad obligatoria, hostil a la diversidad cultural del planeta. La nivelación cultural ni siquiera puede medirse. Los medios de comunicación de la era electrónica al servicio de la incomunicación humana están imponiendo la adoración unánime de los valores de la sociedad neoliberal.
Jamás la tecnología de las comunicaciones estuvo perfeccionada; y sin embargo nuestro mundo se parece cada día más a un reino de mudos. La propiedad de los medios masivos se concentra más y más en pocas manos; los medios dominantes están controlados por un puñado de poderosos que tienen el poder para dirigirse al mayor número de ciudadanos a través del planeta. Nunca antes tantos hombres fueron mantenidos en la incomunicación por un grupo tan pequeño.
El número de aquellos que tienen derecho a escuchar y a mirar no cesa de aumentar, mientras que se reduce vertiginosamente la cantidad de los que poseen el privilegio de informar, de expresarse, de crear. La dictadura única, impone en todas partes un mismo modo de vida, y confiere el título de ciudadano ejemplar al consumidor dócil, a escala planetaria, con arreglo a un modelo propuesto para la televisión comercial norteamericana.
(...)
En ese mismo mundo sin alma que nos presentan los medios como el único posible, los mercados han sustituido a los pueblos; los consumidores a los ciudadanos, las empresas a las naciones y a las ciudades. Las competencias comerciales a las relaciones humanas. Nunca antes la economía mundial fue tan poco democrática, y jamás el mundo más escandalosamente injusto. Las desigualdades, según las cifras de las Naciones Unidas y el Banco Mundial, se han duplicado.
Ese mundo de finales de siglo, paradisíaco para algunos e infernal para la mayoría está marcado con hierro rojo por una paradoja. En primer lugar, la economía mundial necesita un mercado en perpetua expansión para que las tasas de beneficio no se desplomen. Al propio tiempo precisa, por idénticas razones, de brazos que trabajen a precios de miseria en los países del Sur y del Este. 
Segunda paradoja, corolario de la primera: el Norte dicta, de manera cada vez más autoritaria, órdenes a esos países del Sur y del Este para que importen y consuman más, pero lo que en ellos se multiplica son las mafias, la corrupción y la inseguridad. Las neo-sociedades de consumo emiten mensajes de muerte. La varita mágica de los créditos, la deuda externa que se hincha hasta la explosión permite procurar nuevos productos inútiles a la mayoría de los consumidores. La televisión se encarga de transformar en necesidades reales las demandas artificiales que el Norte inventa sin cesar y que expande exitosamente en todo el mundo. Incluso, en las heladas aguas del mercado, los náufragos son más numerosos que los que disfrutan de la travesía.
Para los millones de jóvenes del Sur condenados al desempleo o a salarios de miseria, la publicidad no estimula la demanda sino la violencia. Los medios lo repiten sin cesar: "Quien no tiene nada no es nadie. Quien no tiene un auto o zapatos de marca no existe, es un deshecho". Así se les impone el culto al consumo a millones de alumnos en la escuela del crimen.
La televisión propone un servicio completo. El crimen es el espectáculo más preciado de la pequeña pantalla. "Golpea antes de que seas golpeado", aconsejan los juguetes electrónicos. "Estás solo, no cuentes más que contigo mismo"... "Tu también puedes matar"...
Los medios dominantes presentan la actualidad como un espectáculo fugaz, ajeno a la realidad, vacío de memoria; ayudan a ahondar en las desigualdades. Todavía la pobreza suscita pena, pero cada vez menos indignación; se expande la idea de que los pobres son resultado del azar o el fruto de la fatalidad. Hace 20 años se percibía la pobreza como consecuencia de la injusticia, pero ahora "es el justo castigo que merece la ine-ficiencia" o "una manifestación del orden natural de las cosas".
(...)
Carros invencibles, jabones portentosos, perfumes excitantes, analgésicos mágicos: a través de la pequeña pantalla el mercado hipnotiza al ciudadano consumidor. Pero a veces entre spot y spot, la televisión coloca algunas imágenes de hambruna y de guerra. Esos horrores, esas fatalidades, llegan de otro mundo, del infierno, y sólo subrayan el carácter paradisíaco de la sociedad de consumo.
(...)
Otro tanto cabe decir con las imágenes de guerra. Se silencia también la herencia colonial; idéntica impunidad para los inventores de las falsas fronteras que desgarraron a Africa en más de 50 pedazos. Y para los traficantes de muerte del norte, vendedores de armas que atizan las guerras en el sur.
Los amos de la información, en la era de la informática, llaman comunicación al monólogo del poder. La libertad de expresión universal consiste en actuar de manera que la periferia del mundo obedezca a las órdenes que emite el centro sin tener derecho a rechazar los valores impuestos por éste. La clientela de las industrias culturales no tiene fronteras; es un supermercado de dimensión mundial donde el control social se ejerce a escala planetaria.
Tal es el espejo engañoso que enseña a los latinoamericanos a mirarse con los ojos d aquellos que les desprecian y los condiciona a aceptar como destino una realidad que los humilla. La ofensiva envilecedora de la incomunicación nos obliga a medir la importancia del reto cultural. Hoy, más que nunca, hay que asumir ese reto cuando los medios, en este final de siglo, quieren persuadirnos de que hay que abandonar la esperanza como quien deja un caballo exhausto.-
EDUARDO GALEANO 


“Cada ser humano debe llegar a ser un artesano que haga de cada día de su vida una obra de arte, llevando constantemente una relación armónica entre sus pensamientos, sus sentimientos y sus acciones.”

-G. I. Gurdjieff


Creo en el desinterés del sentimiento de la Amistad.
Creo que éste caracteriza mi forma de vida.
Creo que para tener amigos, debo ser yo, primero, amigo.
Creo que no es posible ser amigo de todos.
Creo que puedo tener hacia todos actitudes amistosas.
Creo que la amistad tiene grados.
Creo que mis amigos se aproximan cuando yo me acerco a ellos.
Creo que la Amistad puede pacificar la naciones.
Creo que mis amigos necesitan mi presencia, y yo la de ellos.
Creo que se puede vivir teniendo un amigo por toda riqueza.
Creo que yo solo no puedo cambiar el mundo.
Creo que con mis amigos puedo alegrar y embellecer la vida.
Creo en la virtud, en la alegría, en la pureza, en la paz y
Creo en vos, Amigo o Amiga mía...
Dr. Enrique Febbraro