Facetas diferentes....

Facetas diferentes....

domingo, 22 de junio de 2014


SAWBONA
es un agradecimiento utilizado en África del Sur y quiere decir: "Yo te respeto, yo te valoro, vos sos importante para mi".
En respuesta las personas dicen SHIKOBA, que es: "Entonces yo existo para vos."



"Cuando los perros se van al cielo, no necesitan alas
porque Dios sabe que ellos aman correr.
Él les da campos. Campos y campos y campos.
Cuando un perro recién llega al cielo, sólo corre y corre.
El Cielo de los Perros, tiene límpidos y amplios lagos
llenos de gansos que graznan y aletean 
y molestan. A los perros les encanta.
Ellos corren junto al agua y ladran y ladran y Dios los observa
Desde tras un árbol y sonríe.

Y hay niños. Por supuesto. Ángeles niños.
Dios sabe que los perros aman a los niños
Más que cualquier otra cosa en el mundo, así que
Dios llena el Cielo de los Perros con abundancia de ellos. 
Hay niños en bicicleta y hay niños en trineos. 
Hay niños jugando a la pelota y niños volando cometas hacia
Las nubes. Y los perros están allí, y los niños
los aman muchísimo.

Y, oh, Hay galletas para perro. Galletas y galletas
Tantas como los ojos puedan ver.
Dios tiene buen sentido del humor, así que
Él prepara Sus galletitas en divertidas formas
para Sus perros. Hay galletitas con forma de gato
y con forma de ardilla. También hay galletitas con helado
y galletitas de jamón.
Todo ángel que pasa por allí lleva una galletita para un perro. 

Y, por supuesto, todos los perros de Dios
se sientan cuando los ángeles les dicen "sentado."
Todos los perros son buenos perros 
En el Cielo de los Perros.

Dios voltea las nubes
Por el revés para hacer mullidas camas
para sus perros en el Cielo de los Perros,
y cuando se cansan de correr y de ladrar
y de comer galletitas de jamón,
los perros eligen una nube-cama para dormir.
Dan vueltas y vueltas sobre la nube.
...hasta que se siente muy bien,
y entonces se acurrucan
y se quedan dormidos.
Dios cuida el sueño
de cada uno de ellos
y ninguno tiene malos sueños.

Los perros en el Cielo de los Perros
casi siempre han pertenecido
a alguien en la Tierra y,
por supuesto, los perros recuerdan esto.
El cielo está lleno de recuerdos.
Así que algunas veces un ángel
lleva de paseo a algún perro de regreso
a la Tierra para una pequeña visita
y muy calladamente, sin ser visto,
el perro olfateará por todo su viejo patio,
investigará al gato de al lado,
acompañará al niño al colegio,
se sentará en la entrada principal a esperar al cartero.

Cuando se convence
de que todo está bien, el perro
regresará al Cielo con el ángel.
Allí es donde los perros pertenecen,
cerca de Dios quien los creó.

A los perros en el Cielo de los Perros
que no tuvieron una casa en la Tierra
se les da una en el Cielo.
Las casas tienen patios y garages
y hay sofás para recostarse
y mesas para ponerse debajo
mientras los ángeles comen su merienda.

Hay tazones especiales
con el nombre de cada perro en ellos.
Y cada perro es acariciado y recordado
cuán bueno es, todo el día.
Los perros en el Cielo de los Perros
pueden quedarse allí
todo el tiempo que quieran
y esto quiere decir para siempre.
Ellos estarán allí cuando
sus viejos amigos aparezcan.
Estarán allí, en la puerta.
Los ángeles perros." 

Cynthia Rylant



Sólo tan alto a donde alcanzo puedo crecer, sólo tan lejos a donde exploro puedo llegar, sólo en la profundidad en la que miro puedo ver, sólo en la medida en en la que sueño puedo Ser", nos dice Karen Ravn, escritora danesa, 1693-1749.

Tener fe es “GUIAR, DIRIGIR” nuestra vida, pero no con la vista, sino con el corazón. La razón necesita muchas evidencias para arriesgarse, el corazón necesita sólo un rayo de esperanza. Las cosas más bellas y grandes que la vida nos regala no se pueden ver, ni siquiera palpar, sólo se pueden acariciar con el espíritu.

Tener fe es “LEVANTARSE” cuando se ha caído. Los reveses y fracasos en cualquier área de la vida nos entristecen, pero es más triste quedarse lamentándose en el frío suelo de la autocompasión, atrapado por la frustración y la amargura.

Tener fe es “ARRIESGAR” todo a cambio de un sueño, de un amor, de un ideal. Nada de lo que merece la pena en esta vida puede lograrse sin esa dosis de sacrificio que implica desprenderse de algo o de alguien, a fin de adquirir eso que mejore nuestro propio mundo y el de los demás.

Tener fe es “VER” positivamente hacia adelante, no importa cuán incierto parezca el futuro o cuán doloroso el pasado. Quien tiene fe hace del hoy un fundamento del mañana y trata de vivirlo de tal manera que cuando sea parte de su pasado, pueda verlo como un grato recuerdo.