Facetas diferentes....

Facetas diferentes....

miércoles, 17 de abril de 2013

Viaje hacia la Luz






Si me voy antes que tú, si la luz viene y subo en ella, déjame salir presurosa en busca de un  ramo de rosas, blancas, puras, como el lugar hacia donde me dirijo, debo darlas a unos seres angelados que me han precedido en el viaje. Seres amados, adorados y extrañados, a quienes buena parte de mi vida espere volver a ver.
Déjame reposar mi cabeza en la almohada, cerrar mis ojos y entregar mi alma.
No desesperes , el momento ha llegado, ni antes  ni después, justo cuando tenía que ser, déjame hay voces, murmullos, y luz , mucha luz…voy entrando despacio, aún resuena en mis oídos esa melodía que te pedí siempre….gracias mi amor, me voy en paz y en amor….pero no me llevo todo, algo dejo para ti y es eso justamente : mi paz y mi amor, todo aquel que pude cosechar a lo largo de mis días y la paz que muchas veces se alojó en mi corazón. Toda esa fortuna te dejo, ni oro ni plata, algo más importante y valedero y que permanecerá en ti  hasta que vengas a verme aquí en la luz.

Viviana Elisabet Monguillot Silba

Rojo sueño






Viene el viento y esconde bajo el vino
La miseria de un día de penas
Se pierden los ojos en el horizonte
Inexistente
Busca los versos de amor herido
Llorando se duerme
En el rubí de la copa
Deja la nostalgia mortal
Y en el efecto que su sangre tiene
Sueña con una vida
Que nunca tendrá.

Viviana Monguillot Silba

YA NO TE ESPERO







Hace tres días que te espero....
Llevo horas pegada al teléfono....
Con la ilusión de escuchar de tu boca....
Amor....ya llego.....
Hoy después de esperarte tanto.....
Ya no te espero....
No sé qué dirás.....
Ni tampoco importa.....
Excusas todas tenemos...
Quédate con tu tiempo....
Y gástalo donde mejor te venga....
A mi lado...
No sería tiempo gastado...
Tenía tanto amor para darte....
Pero vos....
No solo no lo valoraste....
Sino que con tu actitud
Hiciste que nacieran en mi....
Alas.....
Para volar muy lejos de tu mal amor
De tu indiferencia constante,
Me harte de vos....
De tus falsas palabras....
De ser solo una pared...
Para apoyo de tu alma.
Eso fui.
Quédate con tu quijote y tus molinos,
En mi mundo no existen hidalgos,
Solo creo y veo hombres,
De pies en la tierra y corazón en el cielo,
Hombres que aman y sienten con los poros de su piel,
Que se estremecen y estremecen
Con el roce de los dedos,
Que beben el amor gota a gota,
Infinitamente enamorados.
Nada queda de vos,
En este mundo, que una vez fue tuyo,
Tu castillo de arena, fue arrasado por las aguas,
Con él, se fue la ilusión,
Que un día, vi en tu mirada.
Hoy grito, al que me oiga,
Soy libre!!!
Tengo alas!!!

Viviana Elisabet Monguillot Silba

Y otra vez el mar…




Me trajo hasta aquí en medio de colinas de arena.

Espuma ruidosa que cubre la arena
En un viaje eterno de ilusión perdida
Me trajo de nuevo,
Distinta, indiferente a la marea
No sabes acaso que tienes
La poderosa costumbre de nostalgiarme?
Entre tus piedras que se cruzan a diario
Enjuago los vientos de amor y nostalgia.

Viviana Monguillot


Y ese gesto tuyo, Dios mío, coqueto y desafiante. Que atrae, que endulza. Ese gesto tuyo, atrevido y elegante, que sugiere la inminencia de un brinco de tu corazón y un suspiro de tu alma en la callada eclosión de un beso - de un beso tuyo.






Sentada en la fina arena de aquella noche de febrero,
Oía como las olas traían en su blanca espuma
Aquella música triste para mi alma.
Más no quise que el dolor se apoderara de mí,
Levante mi cuello, mire las estrellas y ore
Dios!!! Como puedo vivir sin el amor
De aquel que las cuerdas de mi alma toco.
Las olas seguían trayendo su canto
En lentos vaivenes llegaban a mis pies,
Pensé en un momento,
Si  yo, no lo tengo,
Me adentro profundo a la mar.

Viviana Elisabet Monguillot Silba


EN EL GRAN SILENCIO.




Junto al mar nos olvidamos de la ciudad. Las campanas tocan el avemaría con un sonido fúnebre aunque dulce en esta hora crepuscular. Aguardad un poco más. Todo se encuentra ahora en silencio. Se extiende el mar pálido y brillante. No puede hablar. A esta hora de la tarde, el cielo representa su eterno papel, revestido de rojos colores, de tintes amarillentos y verdosos. Las rocas y arrecifes que se precipitan en el mar como tratando de encontrar un lugar más solitario, tampoco pueden hablar. Hay una intima quietud. ¡Que hermoso y que cruel es este gran silencio que nos sorprende repentinamente! ¡Que doblez encierra esta belleza muda! Si quisiera, ¡cuantas cosas diría y qué malas serían estas cosas! Su lengua y la doliente felicidad que hay impresa en su rostro no es más que malicia para burlarse de su compasión. ¡Que así sea! No me avergüenza servir de risa a semejantes poderes. Pero yo te compadezco, naturaleza, porque te ha de hacer callar, aunque no sea sino la malicia lo que te hace enmudecer. Si, me apena tu malicia.

Mira cómo aumenta el silencio y cómo se oprime se espanta mi corazón ante una nueva verdad; tampoco él puede hablar; se ha puesto de acuerdo con la naturaleza para burlarse también. Cuando la boca trata de pronunciar palabras en medio de esta belleza, mi corazón disfruta con la dulce malicia del silencio. En medio de éste, la palabra y el propio pensamiento me resultan odiosos. ¿Acaso no escucho detrás de cada frase la risa y el error, la imaginación y la ilusión? ¿Habré de burlarme de mi compasión y de mi propia burla? ¡Oh mar! ¡Oh tarde! ¡Sois seres malignos!: enseñáis al hombre a dejar de ser hombre. ¿Habrá de abandonarse éste a vosotros y convertirse en lo que sois vosotros, algo pálido, brillante, mudo, inmenso, aquietado en sí mismo, elevado por encima de sí?


Friedrich Nietzsche.

SE ME FUE EL AMOR






hoy quiero desandar este camino,
volverme una crisálida,
y al tiempo, nacer de nuevo.
recojo las migajas de mi corazón,
y sabiendote ausente,
disfruto de ello.
tu desamor, tu indiferencia,
tus rudas palabras, tus impresionantes silencios.
se llevaron la permanente sonrisa de mis labios.
hoy te quiero fuera, fuera
de toda mi existencia.
ya no caben disculpas ni perdones.
fui sostén de tus pesares,
pañuelo de tus lágrimas,
cuerpo, alma y corazón
de tu aletargada pasión.
fui callada mirada de tu espalda,
cuando por las noches,
sin siquiera un leve roce de tus labios,
me dijera, hasta mañana.
te quiero fuera,
y quiero la fuerza para hacerlo
necesito a gritos que te vallas,
dejame con mi silencioso andar,
dejame con mi vida,
que hasta que vos apareciste,
si bien, sola,
estaba mas acompañada.
se me fue el amor,
pero, sabes?
me queda lo mejor,
la incasable espera de mi alma.
ya convertida en mariposa,
con mis alas desplegadas, feliz,
porque, el amor, es eterno.
y lo que di volverá,
en copiosa lluvia de besos.
de una boca,
que no será la tuya.

Viviana Elisabet Monguillot 

Los sueños




Alimenta tu alma dándole vida a tus sueños
No los confundas con la realidad de todos los días
Y aunque imperiosamente sientas la necesidad
De llegar a la meta, ir a la cima de la montaña
Cuida siempre tus sueños, son los que dan vida a tu alma

Vive tus sueños siempre, aunque te crean de otro mundo
No permitas que mueran por abandono o desidia
Haz que sus alas sean cada vez más grandes
Préndete de ellos para volar hacia lo que quieres

Vive tus sueños siempre y con ellos
Llegaras a las estrellas, al universo todo, y el
Susurrara al oído lo que tanto tiempo ha guardado
Y sentirás que te sumerges al lado
De esa mitad que por ti ha esperado
Vive tus sueños siempre, no los escondas en el olvido
Veras que todo se puede, se alcanza con solo desearlo
Abre bien los ojos, despierta tu conciencia infinita
Apretando tus manos para que no escapen
Vive tus sueños…
Con amor
Viví
Viviana Elisabet Monguillot
Querido tiempo, mal lo llevamos si nos entendemos mal…tú siempre corriendo y yo robándole instantes a tu galope voraz….yo pariendo madrugadas y tú profanando el ocaso, sin darle una oportunidad, yo siempre naciendo y tú muriendo cada día un poco más…yo sembrando y demorándome, espaciando el ritual, tú recogiendo y alejándote con sorna sin volver la vista atrás, sin echar raíces, sin querer parar…tú inflexible y justiciero, yo pagana y pasajera, tú desvencijando ventanas, yo pintando melodías en las aceras, tú huracán arremetiendo fortalezas, yo brisa suave que quiere lamer los momentos que capturo como una proeza…tú segundos del ayer, yo minutos del mañana…




Oda al tiempo
Neruda


DENTRO de ti tu edad
creciendo,
dentro de mí mi edad
andando.
El tiempo es decidido,
no suena su campana,
se acrecienta, camina,
por dentro de nosotros,
aparece
como un agua profunda
en la mirada
y junto a las castañas
quemadas de tus ojos
una brizna, la huella
de un minúsculo rio,
una estrellita seca
ascendiendo a tu boca.
Sube el tiempo
sus hilos
a tu pelo,
pero en mi corazón
como una madreselva
es tu fragancia,
viviente como el fuego.
Es bello
como lo que vivimos
envejecer viviendo.
Cada dia
fue piedra transparente,
cada noche
para nosotros fue una rosa negra,
y este surco en tu rostro o en el mío
son piedra o flor,
recuerdo de un relámpago.
Mis ojos se han gastado en tu hermosura,
pero tú eres mis ojos.
Yo fatigué tal vez bajo mis besos
tu pecho duplicado,
pero todos han visto en mi alegría
tu resplandor secreto.
Amor, qué importa
que el tiempo,
el mismo que elevó como dos llamas
o espigas paralelas
mi cuerpo y tu dulzura,
mañana los mantenga
o los desgrane
y con sus mismos dedos invisibles
borre la identidad que nos separa
dándonos la victoria
de un solo ser final bajo la tierra.